Para Dios no hay nada imposible, pero a éste no lo cambia ni Dios

Mirando a mi alrededor y viendo tanto cabroncete y tanto cabrito como hay suelto, mi pregunta es evidente, ¿es posible la salvación para esta gente? Sí: «Para Dios no hay nada imposible», bla bla bla y todo eso. Pero enserio, seguro que a tu alrededor reconoces fácilmente a la típica persona amargada; o a la egoísta que piensa solamente en sí misma; o a la persona rencorosa con la vida, que siente que el mundo lo ha tratado mal y se le llena la boca de frases como: «Yo es que digo la verdad» o «yo es que soy realista». Si dicha persona tiene ya una edad y, encima, has tenido la suerte o la desgracia de conocerla desde hace mucho tiempo, podrás decir que: «Éste, es un caso perdido». [Y que no me engañen, ¡no! la personalidad no es definitiva ni genética. Si eres un amargado lo eres, y no me digas: «Es que soy así y no puedo cambiar»].

Si dicha persona tiene ya una edad y si has tenido la suerte o la desgracia de conocerla desde hace mucho tiempo, podrás decir que: «Éste, es un caso perdido».

Confieso que cuando me encuentro en oración o medito la Palabra de Dios proclamada, desde mi corazón sale un sincero: «Para ti no hay nada imposible». Sin embargo, cuando aterrizo en mi realidad y me cruzo con alguno de estos individuos me digo: «A éste ya no lo convierte ni Dios». Conversión en el sentido más profundo, ¡no solo una confesión superficial de la fe!, sino una transformación total de la vida que se refleja en saberse amado y salvado por Dios. Alguien así no puede sino mostrarse alegre y misericordioso con los demás.

Pues a lo que voy. Me ha hecho reflexionar en este tema un capítulo de una serie que me encanta, Walking Dead. En la octava temporada, el tercer capítulo dentro de toda su trama recoge un diálogo muy interesante entre Jesús y otros personajes. Jesús curiosamente se llama así, y físicamente se parece a Jesucristo.

No voy a resumir la serie así que si quieres saber sobre ella, busca en internet, ¡haz algo que te veo atozinao frente a la pantalla! Bueno venga, te resumo. Hay una apocalipsis zombie y los personajes han de sobrevivir. Las primeras temporadas la mayor amenaza eran los zombies pero las últimas temporadas se trata de sobrevivir frente a otros humanos que se han deshumanizado en su afán de sobrevivir.

Pues a lo que iba, Jesús (el que parece Jesucristo), representa la visión de que todo el mundo puede cambiar y por ello, aunque estén en guerra unos contra otros, no se ha de ejecutar a nadie. A los presos hay que darles oportunidad de conversión. Por otro lado, el resto de personajes, que consideran que si eran asesinos, lo seguirán siendo. Reproduzco un diálogo muy sugerente. El contexto es que han apresado a un grupo de la otra banda y mientras los trasladaban han intentado huir y han vuelto a apresarlos y Morgan ha matado a uno a sangre fría:

Jesús: Morgan, ¡para!
Morgan: han huído de nosotros, ¿qué pasará después?
Jesús: los hemos cogido
Morgan: Seguirán intentándolo, una y otra vez. ¿Crees qué van a volver atrás? ¿Que quieren cambiar? ¿Qué pueden ser otra cosa? Esto no cambia, ¡nunca se cambia! Cuando te vuelves…[es interrumpido]
Jesús: ¡Morgan!, encontraremos otra salida, Magie (otro personaje que hace un poco de jefa) encontrará otra solución.
Morgan: ¿Tú crees que no los querrá muertos?¿hasta el último después de lo que han hecho? Y no sólo a ellos. Ahora estamos aquí para hacer esto, para hacer lo mismo que ellos, y seguimos, ¿lo ves? ¡somos iguales, sómos iguales! ¡Iguales que ellos!, no hay elección, todo el mundo se transforma pero nosotros…
Jesús: Hay guerra pero también hay paz. Tendremos que vivir con esa gente después. Hay que dar con el camino de la paz, Morgan.

Y después Morgan intenta asesinar a Jesús… pero como podéis imaginar, un personaje tan interesante no va a morir pronto. Aparte decir que Morgan también es un personaje con mucho fondo. Durante la serie pasa muchos capítulos sin matar a nadie. Sólo dejaba K.O. a la gente pero nunca mataba debido a una experiencia pasada que tuvo. Sin embargo parece que en esta temporada ha perdido la fe y ha vuelto a su hombre viejo. No cuento más para no hacer spoiler.

En la serie resulta muy iluminadora la evolución de los protagonistas («los buenos»), y de los otros a los que se enfrentan («los malos»). Estos roles muy bien definidos junto con sus respectivos códigos de conducta se tambalean poco a poco ante la realidad. Se van convirtiendo en ambiguos a medida que sus actos los deshumanizan.  Llega un momento en que ellos mismos asumen que no hay diferencia entre su forma de actuar y la de los demás. Ambos luchan de la misma forma. Los protagonistas quieren acabar con una tiranía y el medio para hacerlo es implantando otra. Vencer la violencia mediante más violencia.

Ambos luchan de la misma forma. Los protagonistas quieren acabar con una tiranía y el medio para hacerlo es implantando otra.

Me resulta muy sugerente pues la historia de la humanidad deja claro que NUNCA ha salido bien eso de emplear violencia para acabar con la violencia. La falsa idea de: «Cuando acabe la guerra y ganemos, vendrá la paz». Iniciar una guerra ya es la peor de las derrotas. Jesús acabó con la espiral de violencia contra su persona dejándose matar en una cruz.

Cada vez voy entendiendo mejor eso de que me decían de pequeño: «La cruz es el mayor signo de amor de Dios hacia la humanidad». Yo siempre pensaba: «Pues vaya basura de signo, un trozo de madera donde matan gente ¿cómo puede ser signo de amor?». Más ahora entiendo que el trozo de madera por si mismo no importa, lo que le le da valor es el generoso acto de Jesucristo sobre él. Jesús  nos muestra que hay que amar hasta el extremo, hasta las máximas consecuencias, aunque te taladren pies y manos y esperan a que te ahogues o te desangres.

Bueno, y así es como una película de zombies donde los personajes se matan entre ellos, se traicionan, y la sangre brota por todos lados me ha hablado de Dios :D! Moraleja: cuando tu hijo te pida ver la serie en lugar de ir a misa, déjale que lo haga…

¡¡¡¡¡¡Nooooo!!!!!! Era broma. Que vea la serie (contigo a su lado), y que vayáis juntos a misa, así sí.

Un abrazo y se despide un misionero con más esperanza que ayer gracias a las apocalipsis Zombies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.