Lo que Pablo Iglesias me enseña como misionero

Escribir de un político en activo es muy imprudente. Aquél que lea este artículo buscará sin descanso algo que le ayude a responder a las importantísima preguntas de: ¿este a quien vota? o ¿entonces está a favor o en contra de PODEMOS? Suerte buscando mi posición política pues ni yo mismo la sé. Supongo que soy hijo de mi tiempo, como algunos autores dicen: «Juventud líquida, a merced de los vientos, no creen en ningún gran relato, no se comprometen con nada ni nadie».

Quiero recoger una reflexión con motivo de la famosa compra del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero. Podría sintetizarlo en que: «La coherencia entra por los ojos, no por la cabeza». Me explico.

Ya que no todos los lectores de sermisionero conocerán a Pablo Iglesias, es de justicia hacer una pequeña reseña. Si lo conoces, sáltate este párrafo. Pablo Iglesias es el líder político de un partido llamado PODEMOS, aquí en España. Es una persona muy carismática que quiere encarnar los principios de su partido que preside. Con el tiempo ha ido creciendo en popularidad dentro de su partido hasta coronarse hoy como aquél que más poder e influencia tiene en el mismo. Si quieres saber más sobre su biografía, aquí puedes consultar información suya de la wikipedia.

Dicho esto, ¿qué me ha enseñado Pablo Iglesias como cristiano? Seguro que me enseña muchas cosas, pero aún no tengo el placer de conocerlo personalmente, así que sólo puedo aprender de acciones mediáticas que realiza. Hace unos días salió esta noticia de la compra de un Chalet donde vivir con su pareja e hijos. ¿Qué hay de malo en ello? ¿No es legítimo que adquiera una vivienda? ¿No existe libertad para adquirir cada uno los bienes inmuebles que considere? Sí, existe tal derecho y personalmente lo considero completamente legítimo. Hasta que se demuestre lo contrario, Pablo Iglesias ha adquirido su vivienda de forma honrada, con dinero ahorrado y una hipoteca. Además, como personaje público, creo que es difícil que viva en un lugar muy accesible. Las personas famosas a menudo son perseguidas y atosigadas y para poder vivir necesitan aislarse. Sí, muy razonable, y por ello su honestidad no está en juego, lo que está en juego con esta acción es su credibilidad.

Sí, muy razonable, y por ello su honestidad no está en juego, lo que está en juego con esta acción es su credibilidad.

Durante años él y su partido han predicado aquello en lo que cree profundamente: «No se puede estar del lado de la clase trabajadora de España, entenderlos y defender sus intereses, y no vivir como ellos (es decir, vivir como un rico, como “la casta”)». Este discurso, todos los años de esfuerzo y fidelidad, quedan en cuestión en un instante por una compra. Nadie pone en cuestión si es ilegítimo o ilegítimo, ni si se ha realizado de forma no honesta. Lo criticado por seguidores y opositores es su coherencia y credibilidad.

Tras esta presentación sintética (y puede que superficial, pero no quiero incluir detalles que no me interesan para mi reflexión), ¿por qué me ha dicho mucho a mi vida misionera? Pues porque veo muchas similitudes entre Pablo Iglesias y mi persona, o cualquier persona que se dedique a predicar el evangelio. Me explico:

  1. Eres una persona que representas a algo más que a ti mismo.
  2. Predicas una forma de hacer las cosas más justa.
  3. Pides esfuerzos a todos los que te rodean.

Por mucho que razone con los demás lo justo y coherente de mis acciones, lo siento, el ejemplo entra por los ojos, no por la cabeza.

Por mucho que razone con los demás lo justo y coherente de mis acciones, lo siento, el ejemplo entra por los ojos, no por la cabeza.

Cuando yo predico pobreza, por muy ejemplarmente que viva, si acepto un reloj de 500€ que alguien me ha hecho con muchísimo cariño y agradecimiento, creo que sucede algo parecido a lo de Pablo Iglesias. No es cuestión de honradez ni legitimidad, sino de coherencia. Es un regalo y es feo rechazarlo y tal vez mal educado, pero lo que entra por los ojos de todo el mundo es el reloj. La gente va a decir: «Voy a ahorrar y privarme para dar a los pobres, cuando él anda por ahí con ese reloj, ¡que ahorre él!».

Esto no ha tenido que venir Pablo a enseñármelo, pero este acontecimiento me lo ha recordado.  Ya viene recogido en el Evangelio. Me gusta mucho cuando Jesús dice: «Amaos unos a otros como yo os he amado» y no dice «amaos unos a otros porque es necesario para la convivencia de la humanidad y la supervivencia de la especie además de hacerte más feliz ya que ayudándonos unos a otros nos sentimos plenamente realizados». No, Jesús no convence con palabras, Jesús hace y dice.

Como se puede leer, este artículo no quiere juzgar ni a la persona de Pablo Iglesias (no la conozco), ni empezar con tonterías partidistas (mira lo que hace este partido, pues el otro partido más, no, pues tú mas). Eso se hace en las aulas de primaria y, con demasiada frecuencia, en el Congreso de los Diputados y en más de un Parlamentos Autonómico.

Ahora te invito a sentarte y examinar tres cosas:

  • Tu vida como cristiano
  • La vida de tu comunidad parroquial
  • La vida de tu Iglesia Local

¿Qué ves? ¿Qué es coherente con tan solo un vistazo? ¿Qué es legítimo y horado pero no es coherente? ¿Qué ayuda y que no ayuda a la misión? Y sobre todo, ¿qué puedes hacer tú, desde tus posibilidades, para ayudar a caminar más esa coherencia a la Iglesia?

Confieso que estas preguntas no me las hago con demasiada frecuencia sobre mi ser cristiano. No quiero pensar demasiado no vaya a encontrar respuestas que no quiero oír…

 

Se despide un misionero que se hace preguntas cuya respuesta no quiere escuchar aún. 😉

Un comentario en “Lo que Pablo Iglesias me enseña como misionero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.