Todos están muertos

El domingo recibí un email de Bea que me dejó en estado de shock, se titulaba «TODOS ESTÁN MUERTOS». Confieso que no intuía qué podía contener un correo con ese título. Bea no es la típica persona que envía basura. Cuando ella envía algo, es que merece la pena y por eso siempre lo leo con detenimiento.

Cuando terminé de leerlo se me quedó el cuerpo «cortado». Confieso que no sabía que responder, qué hacer, qué pensar… Tras un tiempo de meditarlo me he propuesto dedicar mi primera entrada en este nuevo proyecto de sermisionero.com para publicar dicho mail. Sin más preámbulos, aquí va:


«¡Hola a todos!

Os mando este correo para informaros de una realidad que esta vez me ha venido cercana. Como sabéis, me he quitado de redes sociales por motivos varios. No tenerlas para mi supone ventajas, pero posee un gran inconveniente, y es la limitación con la que me encuentro para difundir noticias. Lo cierto es que hay cosas que no se puede quedar uno. Hay cosas que no se pueden callar. Y compartirlas es, en parte, hacer justicia.

 

En Granada tenemos un amigo inmigrante subsahariano. Hace cuestión de días estaba esperando la llegada de su primo y cuatro amigos más. El transporte hasta el que llegaban a España era una patera. Al ver que no llegaban ni daban señal alguna, nuestro amigo se preocupó bastante. Las noticias llegaron…el único superviviente de la patera le informaba que todos (11 personas más) habían fallecido. y así…con esa facilidad de una simple ola que volcó la barca, se fueron estas vidas, cargadas de amor, sueños, amigos, familiares, amantes…

 

…Y esto duele….duele mucho. Justamente hoy, nos hemos reunidos muchas personas alrededor de este amigo, para mostrarle no sólo nuestro cariño, sino nuestras ganas por acabar con esto, nuestro deseo de que sepa que LOS SENTIMOS COMO HERMANOS, y este no es sólo problemas de ellos.

 

Me siento muy apenada. Impotente.

 

A continuación les adjunto la foto en la que salen estas víctimas de la injusticia global de nuestro mundo.

 

…solo espero que no se nos olviden estas historias…y que nuestro corazón no se haga de hielo ante ellas.

 

 

TODOS ESTÁN MUERTOS.

 

Esta fue la última foto que enviaron, quizás la última que se hicieron.

 

Nuestro amigo sabía que venían ya en un patera, pero no llegaban. Eran sus amigos; el de azul , su primo (como si fuera su hermano). Escuchó que habían encontrado cadáveres en Algeciras. Nuestro amigo dejó su mercancía, su manta en la calle y se fue a buscar a sus amigos. Reconoció a tres de ellos: todos ahogados. En la patera viajaban doce, sólo uno se salvó, los demás yacen en el fondo del Mediterráneo..

 

Descansen en paz…

 

Fdo: Beatriz»

 


¿Cuántos muertos debe tragarse el mediterráneo? ¿Cuántas vidas han de consumirse? ¿Hasta cuándo…?

 

Se despide un misionero que poco puede decir ante una realidad que grita cada día más fuerte.

PD: eldiario.es ha publicado un artículo de dicha tragedia titulado: La historia de Balla Seck, desaparecido en el último naufragio del estrecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s