¿Hablar o no hablar de Jesucristo?

Me da la sensación de que la Iglesia que conozco, la pequeña parcela de la Iglesia con la que tengo contacto, está bastante acomplejada en el anuncio del evangelio con palabras. Matizo mis palabras pues, detrás de una generalización, siempre es necesario una justa matización para no ser injustos.

Miro a mi alrededor la acción social y asistencial de la Iglesia y ¡madre mía! No hay ninguna otra institución que se acerque a ella ni de lejos. Un ejército de miles de cristianos voluntarios ayudando en Cáritas, otros miles de religiosos en misiones donde muchas ONG abandonan cuando hay conflicto, tantos sacerdotes entregando su vida en lugares en los que lo único que puede hacerse es estar, porque lo que es cambiarlos, se puede poco.

Es decir, si te acercas a cualquier lugar en donde la Iglesia católica esté presente, desde países a barrios verás cantidad de iniciativas para facilitar alimentos, ropa, agua potable, viviendas, etc. a las familias necesitadas. Sin embargo, si te acercas a las mismas iglesias de dichos lugares para asistir a sus eucaristías, a sus oratorios, a sus grupos de fe o de oración ¡sorpresa! están vacíos.

Algo estamos haciendo mal cuando vienen a pedirnos una bolsa de comida y se van a otro lugar a oír un mensaje de esperanza

¿Estamos dando como misioneros lo más valioso que tenemos? Me viene a la mente la frase «no tengo ni oro ni plata, pero lo que tengo te lo doy, en nombre de Jesucristo…» (Hechos 3,6) ¿qué es lo más valioso que tenemos? Acaso infraestructuras, tal vez dinero, puede que voluntarios… Eso es anecdótico e insignificante comparado con el gran tesoro que tenemos para compartir, Jesucristo y su buena noticia. Supongo que nos falta fe, ¡que no nos lo creemos vamos! Nuestra seguridad está en los medios que usamos, las casas que tenemos, el número de gente que viene a nuestras iglesias, y no tanto en ser portadores de un gran tesoro. Hay que seguir avanzando en huir de la falsa prudencia.

No te me vengas arriba y salgas a las calles  ahora regalando biblias y gritando a la gente: «¡Convertíos o arded en la hoguera!»

He tenido que incluir en el post la observación de arriba, porque hay mucho loco talibán por ahí suelto. No al proselitismo, no al adoctrinamiento, no a quitar libertad a las personas. La fe se propone, no se impone. Si se impone entonces ya te la has cargado. Es como obligar a alguien a que te ame, entonces te has cargado el amor.

Dicho esto, cuando alguien viene, creo legítimo e incluso de justicia y honestidad hacia la otra persona el compartir lo que somos y, sobre todo, por quién vivimos.  En resumen, compartir lo más valioso que tenemos. El hecho de que haya miedo a dar razón de nuestra fe porque «qué le va a importar a la persona a la que ayudamos», me preocupa profundamente.

La eterna pregunta es el cómo

Sí, que es muy fácil escribir como yo, sentado frente al ordenador, sobre qué hay que hacer. La gran pregunta es el cómo hacerlo. Como comprenderás, si tuviese una receta mágica y universal, habría escrito no un libro, sino una trilogía sobre el tema y andaría dando conferencias por el mundo sobre ello. Si estás leyendo este blog, es que estoy aún lejos de la respuesta.  Lo único que tengo claro es que en cada lugar habrá de discernirlo,  pero lo que todo sitio ha de tener claro es el horizonte común. No somos una ONG. No somos un grupo de personas con buenas intenciones. No somos más santos que nadie, ni más buenos que nadie, ni mucho menos más solidarios que nadie. Somos discípulos del único tipo que yo me atrevería a definir como el Santo, el Bueno, el Solidario y todo lo que desees añadir.

Aquí termina un post que más que aclararte, lo que hace es preguntarte. Lo siento, sabías a lo que venías.

Se despide un misionero que no sabe bien cómo serlo. 😉

PD: la próxima semana estaré, junto a otro hermano, de ejercicios espirituales en el Monasterio de Silos (Burgos). Recen por mí!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s