¿Es esto un comedor social? Me he quedado loco

¡Cuánto se puede llegar a hacer, cuando más voluntad que dinero, y más ingenio que estudios!

Vengo de Las Las Palmas de Gran Canaria maravillado con la misión que llevan mis hermanos allí. Podría decir que «se me han caído los palos del sombrajo». Fui el fin de semana a razón de un encuentro de Agentes de Pastoral Juvenil, y dentro de la agenda, tuve la suerte de visitar la parroquia que animamos del barrio de Las Rehoyas. ¿Cómo es ese barrio? Pues «en teoría» (porque hablo de oídas) el barrio más conflictivo, más deprimido, más socialmente excluido de las islas. Supongo que estás visualizando ya qué características tiene. Pues así es.

IMG_0760

Pues abre tu cerrada mente porque es brutal la actividad que tiene la parroquia, sin más recursos que unos cuantos voluntarios y muchísima voluntad.

Lo que más me ha llamado la atención, y por eso estoy escribiendo este post, fue el comedor social. Me comentaron que la parroquia facilitó un comedor para que las personas en situación de sin hogar pudiesen comer caliente en un ambiente familiar y de paso ducharse, que le lavasen su ropa, etc.

Cuando lo escuchaba me imaginaba lo típico, un complejo más o menos grande, organizado, de buffet, donde viniesen a comer las personas y luego pudiesen ducharse en un lugar tipo vestuario

Imagínate lo perdido que ando yo para imaginarme eso. Resulta que van mostrándome las instalaciones de la parroquia, y acaban enseñándome un recibidor pequeño, separado por una pequeña mampara de otra sala donde a duras penas cabe una mesa redonda con capacidad para otras 5 personas. Y me dicen, «este es el comedor, y esa, la sala de espera por si se juntan más de 5 para comer». Luego la cocina, pequeña, de una casa normal, donde aprovechando las estanterías de las paredes, tenían cajas con la ropa limpia de quienes la dejaban para lavar. Finalmente veo las duchas, un cuarto de baño normal, ¡como el de tu casa vamos! Así que la majestuosa obra que rondaba por mi cabeza resultó ser una mesa de camilla pegada a una cocina y un cuarto de baño. Curiosamente, resultó ser un verdadero hogar, acogedor y familiar, nada de instalaciones impersonales ni masivas.

Querer es poder

Mi cara fue de: «Ya no hay excusas». Una parroquia como esta, en un barrio como este, con los recursos que tiene… y montan aquí este «tinglao» para dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, dar cobijo a quien no lo tiene, poner una lavadora para quien no puede. Todo, evidentemente, con un grupito de voluntarios que se turnan para asistir unas horas cada dos semanas aproximadamente (o más frecuentemente si pueden).

Sólo puedo decir que si te sientes llamado a algo, hay que empezar, como diría Luis Fonsi, «pasito a pasito».  Mírame, yo me acabo de animar con esto :D!

Nota | La imagen que encabeza la publicación es ficticia, no tomé ninguna foto del comedor. No lo consideré oportuno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.