¿Un libro donde habla una serpiente?, perdona que no me fíe mucho

Me resulta gracioso recordar la primera vez que me acercaba a la Biblia. La verdad es que no me daba mucha confianza un libro en el que hablan las serpientes y los burros, o donde aparece un tipo que camina sobre las aguas. «Perdóname si no me lo tomo muy en serio, más aún, cuando está escrito hace más de 2.000 años». ¿Acaso tiene esto algo que aportar a mi vida?

«Perdóname si no me lo tomo muy en serio, más aún, cuando está escrito hace más de 2.000 años»

Pero mira tú por donde cuando me surgió la posibilidad de acercarme más a la Sagrada Escritura, empecé a enterarme un poco más de la película. La verdad es que pensé: «Si este puñado de páginas ha llegado hasta mí después de casi 2.000 años, y además se ve que ha alimentado la vida de millones de personas, algo habrá que se me ha escapado». Vamos, no hay que ser un Premio Nobel para llegar a esa conclusión, creo.

Comencé a entender su verdadero valor de la mano de quienes la vivían y la querían, como todo en la vida. No era exactamente un libro como yo quería que fuese. No es un de libro historia al uso, ni una crónica, no es un cuento bonito para sacar una moraleja, o al menos un recetario donde consultar soluciones a mis problemas. Si fuese sólo algo de lo anterior, evidentemente habría quedado en el olvido.

Ahora me atrevo a decir que La Biblia recoge la profunda verdad del ser humano. Cuando uno abre sus páginas, se ve reflejado en ella. Hay quien define la Biblia como la relación de la humanidad con Dios. Poco a poco hemos ido comprendiendo que Dios no es como a muchos gustaría: (Dios que castiga a los malos y premia a los buenos), sino que es al revés, sí,  ¡no pongas esa cara de asombro! Dios se ha hecho cercano, se ha hecho hombre, (WTF!!!) como nosotros. Sus preferidos son los últimos y, por definición es injusto según la lógica humana.  ¿Por qué? Pues porque él ama sin medida, y su amor sobresale a cualquier merecimiento, buena acción, o correspondencia que nosotros podamos tener.

O lo vives o no te enteras de nada, ¿Qué esperabas? ¿Un post motivador que te cambie la vida?

Esto como me gusta decir, no se puede aplicar con palabras, o lo vives o no te enteras de nada. Como en Matrix pastilla roja, pastilla azul…

PD: Si quieres ver como Dios habla a través de una burra (la burra de Balaán), consulta Números 22,28. Así que no te extrañe que Dios siga hablando a través de más de un burro, con o sin cleriman. Dios es más grande que cualquier limitación humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.